31 de enero de 2007

Buena Vista Social Club

Dado nuestro compromiso con la buena música y con el mejor cine, lo que a continuación les proponemos es adentrarnos en una de las mejores muestras del cine documental de género musical, de la mano del cineasta alemán Wim Wenders [ustedes lo recordarán de películas como París, Texas (1984); El fin de la violencia (1997); El cielo sobre Berlín (1998); Tierra de abundancia (2004) o Llamando a las puertas del cielo (2005), entre otras].

En 1996, el músico Ry Cooder, compositor de la banda sonora de París, Texas (de Wenders), viajó a Cuba para grabar un disco bajo el título de Buena Vista Social Club, en el que se recogía las interpretaciones de los grandes músicos de la denominada Vieja Trova cubana. Unos músicos que habían sido eclipsados por nuevos estilos y nuevos sonidos, como los de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés o la Nueva Trova, incluso ya antes de la Revolución Cubana (1959), y que en en los años 90 eran ya unos perfectos desconocidos. Con su disco, Cooder, trata de recuperar el son y el guaguancó, esa especie de tradición musical que los hermana con otras músicas como el jazz o la bossa nova (a este respecto es muy recomendable ver la película "El milagro de Candeal" que ahonda en las relaciones entre la música cubana, la brasileña y la africana, y que trataremos en una próxima entrada).

Seducido por el proyecto de Cooder, Wenders le siguió hasta Cuba con un reducido equipo de grabación para retratar el redescubrimiento de músicos tan sublimes como Compay Segundo, Elíades Ochoa, Rubén González o Ibrahím Ferrer y Omara Portuondo (también conocidos como los Super-abuelos). En la película se nos muestran las sesiones de grabación, así como un seguimiento de la vida de los artistas octogenarios (alguno nonagenario como Compay) en La Habana, que se nos presentan, de forma muy humilde, como si de artistas neófitos se tratara. La película alcanza su punto culminante en dos actuaciones de los cubanos en Amsterdam y una inolvidable velada en el mítico escenario del Carnegie Hall de Nueva York.

En lo técnico, cabe destacar la utilización de cámaras betacam digitales, que posibilitan lo que el realizador alemán ha denominado como "democratización de las imágenes", ya que permite abaratar los costes de producción de las películas y en el tiempo de filmación, ya que no es necesario revelar las cintas.

La reacción surgida a raíz de la publicación del disco (se vendieron más de 12 millones de copias en todo el mundo), así como del estreno de la película, fue la manifestación de un entusiasmo a escala mundial por una música que no contaba hasta aquel momento de mucho predicamento y el surgimiento de toda una corriente comercial dedicada a lo que se ha denominado como "Jazz latino", a través de la edición de discos de tal género, restaurantes temáticos (alguno hay por estos pagos, donde te cobran casi por respirar), festivales de música (a precios prohibitivos, todo hay que decirlo) y millones y millones de descargas P2P [guiño, guiño, - Teddy y sus colegas - guiño, guiño].

Buena Vista Social Club, es sin duda un retrato de una Cuba que no dejó de existir a pesar de la política. Es una muestra magnífica de una música y un tiempo que se nos antojan pasados, pero que sin embargo están presentes durante todo el metraje de la película y logran emocionar a todo el que la ve y la escucha.



Chan chan, de Compay Segundo (interpretado por Ry Cooder y Buena Vista Social Club)

9 comentarios:

  1. Buena película. Buena música. Enternecedores esos hombres que aman lo que hacen. Y Cuba, querida Cuba...
    Buena nota, Harry. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Inmensos.Buena recuperación, o incorporación, al blog. Además de un homenaje a muchos músicos olvidados, a pesar de su descomunal talento, y que sólo en casos como estos se hace público esa otra manera de hacer las cosas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente Nota !!!!

    La crema Cubana

    ResponderEliminar
  4. Recuerdos de unos tiempos donde la música era entendida como patrimonio de la ciudadanía y capaz de contener mensajes cifrados llamando a la sublevación. Cuando las plazas se llenaban de música y los asistentes bailaban todos juntos.

    ResponderEliminar
  5. Si tengo tiempo y el chico del videoclub no se enfada conmigo por no haberle devuelto la última película todavía (hace más de 6 meses :((
    Este fin de semana me pongo a ver la peli...
    Gracias Harry Reddish por la recomendación... a ver si de ésta me gusta la música cubana :P:P:P
    Besitos y felicidades capricornianas para un acuario de agua... dulce... en estos momentos :)))

    ResponderEliminar
  6. Cuba y música, alianza indisoluble, :)

    ResponderEliminar
  7. muy buena musica, y buen documental.
    para mi gusto el amigo ray roba planos a 2 manos, pero bueno....todo sea por una cuba-libre o una cubana en condiciones, que se parece pero no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  8. Tenemos mucho que aprender de Cuba; es uno de los últimos reductos que no han caído, por una razón o por otra, en el consumismo...
    Salud!

    ResponderEliminar
  9. Excelente película, tú lo dices todo, ella también, esa Cuba, esos cubanos.

    ResponderEliminar