2 de enero de 2007

Babel, de Alejandro González Iñárritu

"Babel", película para ver en V.O.S. y lograr de esta manera el efecto que pretende el director, González Iñárritu, a la hora de separar las historias por ambientes, mostrando la multiculturalidad y la comunicación e incomunicación de la palabra, el signo y la mirada. Un hecho casual marca el inicio y el argumento central de la trama, con su propio espacio temporal, que se acompaña con otras tres historias que se derivan de la primera. Una turista estadounidense es herida en Marruecos y todo se pone en contra de los personajes que aparecen en la cinta. Buenas personas en lugares y situaciones equivocadas y a las que las circunstancias arrastran, inevitablemente, hacia la tragedia. Sólo la buena fe de las personas marcará la diferencia entre los buenos y los malos. Malos que no aparecen en primera persona pero que se les adivina.

El ritmo de la película es irregular y no todas las historias transcurren con el mismo desarrollo narrativo (o no despiertan el mismo interés). De hecho, y puede que sea sólo un prejuicio, la que protagonizan Pitt y Blanchett parece que tiene un aire diferenciado al resto. Como si el glamour de Hollywood marcase su propio estilo. Aún así, la película es bastante compacta en su tratamiento de los distintos personajes, aunque algunos resulten más perjudicados que otros en la óptica con la que se les presenta. Una homogeneidad de la tragedia que en este “Escucha”, que recomienda la promoción, se percibe que las diferencias no la marca el lenguaje sino las personas.

El atentado es el artificio que el director organiza para armar su crítica contra la soberbia del lenguaje de Occidente. Denuncia a la política antiterrorista de Bush, que tergiversa unos hechos casuales identificándolos como un ataque terrorista contra sus ciudadanos en un país árabe; la incomunicación de una persona discapacitada que no entra en los estándares; la salvaje crítica a la política anti-inmigración estadounidense respecto a México (“Ves que fácil es entrar en mi país” de Gael García Bernal cruzando la frontera de su país es un buena muestra de donde le aprieta el zapato a González Iñárritu); toda una lista de agravios contra aquellas cosas que le molestan al director y que constituyen su particular lista.

Sin embargo, y a pesar de la voluntad de llevar "Babel" por el camino de la justicia con los más desfavorecidos y los ajusticiados, resulta un producto demasiado tópico. En primer lugar, la acción se sitúa en un país árabe de los considerados como moderados, Marruecos. En el que se deja ver un enfrentamiento diplomático entre EEUU y Marruecos como consecuencia del incidente, cuando es uno de los pocos países amigo de los norteamericanos en la zona. No resulta casual tampoco que la llegada con la herida a una aldea perdida en el desierto en el que los únicos personajes negativos son los propios compañeros de viaje de los estadounidenses que, por culpa de sus prejuicios, sólo piensan que van a ser asesinados por integristas. Y así, una sucesión de hechos en los que los desfavorecidos hacen siempre lo correcto, aunque se encuentren al límite de sus posibilidades. Y es que es el gran problema de “Babel”, planear la disyuntiva entre los que intentan hacer el bien y los que no. Resolviendo la cuestión con la bondad de todos, que es recompensada con el castigo a los mismos y el triunfo de las inevitables circunstancias de la vida. Perdiendo el realismo pretendido porque:
en la realidad, ¿la gente siempre se comporta de una manera tan honesta?

En cuanto a los actores hacemos la siguiente reflexión. Suele ser habitual que en este tipo de películas de varias historias con trasfondo, que se coloque en la nómina de actores a alguna estrella de Hollywood. Quizá por la voluntad del director de reconvertir a alguna, por la relevancia que da su nombre en el póster de promoción o porque el estudio te obliga para asumir el riesgo de la producción [guiño, guiño -Teddy Bautista- guiño, guiño]. Y suele ser habitual que el actor elegido sea uno de esos de fama internacional que triunfa por muchos motivos menos el de su talento, y que busca un papel para demostrar su talento interpretativo. Este es el caso de Brad Pitt, el actor que mejor posa del cine. Elegido para uno de los papeles protagonistas y sobre los que gira la película, tiene en contra a su par, que no es otra que Cate Blanchett, actriz de enorme talento y que le roba cada secuencia (pese a su escaso diálogo y mucho sufrimiento). El esfuerzo de Pitt es notable, aunque ya no sorprende que las estrellas aparezcan menos maquilladas de lo habitual, desaliñadas y con barba (definitivo lo de la barba, que se lo digan a Robin Williams). El resto del reparto es menos conocido que estas dos estrellas, con la excepción de Gael García Bernal, que aparece en un pequeño pero importante papel para la denuncia de la política inmigración. El actor mexicano más que correcto en su huida hacia delante, es acompañado por otros muchos actores y actrices, que con menos nombre, no desmerece a la pareja protagonista.

Como ya es una de las películas del año, buena parte de la crítica le acompaña y las nominaciones a los premios la secundan, no dejen de verla. No termine ocurriendo como “Crash”, que muchos despreciaron por no ser la película de moda del año pasado pero que terminó llevándose el gato al agua en Los Oscar, y luego no tenían que comentar. Referencia intencionada a la producción de Paul Haggis. Más que nada porque él si plantea la honestidad como la diferencia entre buenos y malos, los que hacen lo correcto y los que no, y reparte la redención entre aquellos que se la ganan y condena a aquellos que, pese a parecer como bondadosos, no lo son en absoluto. Sin necesidad de construir finales bonitos, que en la vida real hay pocos.

16 comentarios:

  1. Joer, justo hace unos cinco minutos acababa de encargarle a mi distribuidora habitual [guiño, guiño -se te ha olvidado ponerlo- guiño, guiño] la adquisición del film que comentas. Aún sin haberla visto, me da buenas sensaciones. Éste González Iñárritu ya le he visto en "Amores Perros" (gran película por cierto), "21 gramos" (otro peliculón) y con esta "Babel" cierra una trilogía sobre el sufrimiento y la desesperanza. Sin duda tiene muy buena pinta incluso por lo que tiene de denuncia política y social. También coincido contigo en que "Crash" es un gran peliculón.

    Feliz Año nuevo y a ver si publico yo también.

    Salud

    ResponderEliminar
  2. "En la realidad, ¿la gente siempre se comporta de una manera tan honesta?"

    Si, todo el mudo lo hace lo mejor posible cuando lo hace bien y cuando lo hace mal. No hay nadie q decida hacer las cosas mal si no es porq cree q a partir de hacer las cosas mal van a salir mejor.

    ResponderEliminar
  3. Harry, error enmendado.

    Anónimo, tanta bondad me da esperanza.

    ResponderEliminar
  4. ** NO LEER QUIEN NO HAYA VISTO LA PELI **
    Pues los niños de marruecos no son muy "correctos", a la par que su padre, que los deja sólos con un arma.
    La muchacha mexicana tampoco es nada correcta, llevándose a los niños a la boda de su hijo; tampoco su sobrino, conduciendo borracho y arriesgando la vida de todos...
    La policía marroquí no es nada honesta ni correcta...

    Es más, creo que ninguno de los personajes se salva de eso mismo, de su "incorrección". Son humanos y se equivocan, ya sea en sus acciones como en sus actitudes...
    Es real: destrucción creada en el primer mundo afectando al tercero y revirtiendo en el primero de nuevo... pero al final hay espacio para la esperanza...

    ResponderEliminar
  5. Los niños lo hacen sin querer, en la bondad de un juego y son los malos los que les persiguen y les hacen culpables. He incluso cuando el niño al final dispara a la policia es para salvar a su hermano, es decir, se dignifica el hecho. Que de eso se trata en todos los personajes, aparecen como buenos porque son presentados como víctimas y , que yo sepa, hasta la fecha, las víctimas cuentan con el meneplacito de la duda en sus condutas. Nadie enjuicia a la pobre mujer que deja a los niños en medio del desierto para buscar ayuda, pero si a los policias que le regañan por eso. O no?

    ResponderEliminar
  6. yo no lo veo así tan claro. El niño del rifle tiene poco ya de niño (no olvides que en áfrica la infancia es un bien que dura poco y es inversamente proporcional a la esperanza de vida).
    No veo tan clara la diferencia entre buenos y malos; la niña japonesa qué es? víctima o verdugo? el padre? no parece mala persona, pero qué pasó realmente para que su mujer muriera... ¿porqué Blanchet odia tanto a Pitt? ¿qué le hizo él?
    ¿Porqué el novio parece tan infeliz y tan lejano de la madre?
    Miles de preguntas para un gran universo. Notable muy alto!!
    Salud!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. harry, mira que le pincho al enlace y no me sale nada...

    juan cosaco, parece que nunca nos pondremos de acuerdo con una película.

    El niño no es nada maduro. Si te detienes un momento en la acción verás que el niño, pese a estar en África no están mayor. De hecho su punto de referencia dentro de lainfacnia lo marca el hermano mayor que le dice las cosas buenas y malas que hace. Él no distingue. No tiene un juicio adulto.

    A Pitt le odia por la muerte de su hija. Porque la dejó sola. Creó que lo cuentan en su primera escena junta. En realidad no es odio. Es la distancia de la incomunicación.

    La niña japoesa, a mi juico, está totalmente descolgada y llena de planos gratuitos que no creo que aporten nada a la trama principal. Por mucho que tenga un trauma, y la figura del padre no es mala. Es sólo una persona a la que la situación le ha desbordado.

    ...

    Este blog, además de destripar terrones, también destripa películas. Así que dejaremos de descubrir el argumento y las escenas por respeto los que no la han visto.

    Me parece bien que le dediques un notable alto. Sobre todo si lo comparás con la mayoría de los estrenemos que hemos tenido últimamente. Pero aún así, desde Amores Perros, se está dejando talento por el camino.

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco puedo abrir el enlace, ni aun copiandolo entero.

    ResponderEliminar
  10. ok, ok, no hablaremos más de la peli.

    Sólo una cosa relacionada: cuando un niño soldado africano empuña un K74 y mata y muere, yo digo que no tiene infancia, que de niño no tiene mucho. Eso no significa que sea maduro, para nada... simplemente que algo o alguien le ha privado de la inocencia infantil.
    Salud, otinger.

    ResponderEliminar
  11. juan cosaco, claro que podemos seguir hablando de la película. Lo de no seguir destripando me refería a no continuar con la descripción de muchas más escenas. Que al final contamos todo.

    Estoy de acuerdo contigo. El niño no tiene infancia y eso no está en relación con la madurez. El rifle de asalto de un niño soldado no deja lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  12. Llevo algún tiempo intentando hacer un comentario pero no me salían las palabras de verificación, no aparecía la imagen... bueno, a ver, metafóricas palabras contra palabras.

    Intentaba decir que Crash es una película que vi en su momento y que me dio la impresión de ser un combinado dispuesto para públicos mayoritarios: narración fragmentada, conflicto familiar + pseudopsicológico, muestrario social enfrentado, azar, multiculturalidad. No es que no me gustara, es que le vi-o creí verle- demasiadas intenciones, huyendo de lo comercial para ser más comercial. Los Óscar luego confrmaron mis sospechas.

    Babel no la he visto, pero me han dado ganas al leerte. De esta semana no pasa.
    Saludos, Harry, lo mejor para este año -y los demás desde luego-. Me gusta leer tus opiniones de cine.

    ResponderEliminar
  13. Sé que llego un pelín tarde, pero no quiero pasar sin comentar algo. Para mi, Babel, es una película magistral.No solo es descriptiva, también da para pensar. Hasta tengo pensado dedicarle algo en el blog.

    Es curioso como, pese a que las circunstancias sean diferentes, tengamos la ocasión de ver en funcionamiento a tres tipos de sociedad y, en ellas, a tres tipos de agentes de policía.A pesar de que unos salen peor parados que otros, en el fondo todos cumplen con su "deber", aunque sus métodos sean de mayor o menor aceptación ante el espectador. Lo que sí puedo decir añadir es que el retrato que se da de la policía marroquí es bastante próxima a la realidad. Ese doble papel de dureza con los suyos y tolerancia con los extranjeros (que para algo traen divisas) es algo que puedo hasta cierto punto confirmar, a partir de mi experiencia de 2 semanas en el reino alauita el pasado agosto y las historias de un amigo mio que es de un pueblo próximo a Tinghir (también al sur del Alto Atlás, próximo a Tazarine).También puedo decir que el guía de Tazarine no es un ejemplo gratuito de bondad, puesto ahí para embellecer al pueblo marroquí.He tenido el privilegio de conocer en Marruecos a gente así: tienen poco y te lo ofrecen todo.

    Esta no es una historia de "buenos" y "malos". Es un retrato personal que pretende acercarse a la realidad que vivimos, donde cada uno juzga por si mismo una serie de hechos que viven una serie de personajes.

    ResponderEliminar
  14. Todavia no pude ir a ver esta pelicula, pero me han dicho que es muy buena.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. reverendo, yo creo que si se trata de buenos y malos, de hecho creo que se trata por pura necesidad. Y no es que aparezcan en la película (que se induce a ello), sino que están en la mente de todos los comportamientos que todos aprobamos y censuramos.

    ResponderEliminar