23 de enero de 2007

18 años sin un genio

Dalí

La comunicación es un arte complejo que en las manos de un genio, que se expresaba en todas las facetas, alcanza niveles extraordinarios. Pintura, bigote velezquiano, música, autoplagio, cine, un miserable anuncio publicitario por una buena suma, espectáculos que buscaban la relevancia con toda intención, joyero… provocación y surrealismo. Una vida consagrada a la exhibición de sí mismo y de su arte, que en suma era lo mismo.

Multidisciplinar en su actividad. Buena culpa de ello lo tenían las amistades que se procuró y la de los que se procuraron tenerla. En la Residencia de Estudiantes con otros genios a su altura como Lorca o Buñuel (“El perro andaluz”, se realizó con participación de Dali en el guión), al tiempo en el que se le quedaba pequeña la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. Viajó a Paris donde conoció a Picasso (la imagen que aparece en esta entrada es un retrato que realizó en 1947) de la mano de Joan Miró. O el repudió de André Bretón (padre del surrealismo) a Dalí por sus ideas fascistas. Porque políticamente, revoloteó por todo tipo de exotismos hasta convertirse en el niño mimado de una España gris que deseaba dar un cierto empaque a su capacidad artística.

Una de esas joyas que nos dejó Dali, fruto de la colaboración con campos ajenos a la pintura, además del inmortal envoltorio de Chupa-Chups, fue un puñado de segundos de un cortometraje que Disney le encargó en 1946. “Destino” debía tener una duración de seis minutos, inspirada en la canción del mismo título de Armando Domínguez. La Disney, en el año 2003, tomando la historia original y las indicaciones de Dali, terminó el trabajo iniciado por el artista. Perdonen la calidad, pero es que no hay nada mejor, y la excusa lo merece.


3 comentarios:

  1. Es una joyita. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  2. No le tengo simpatía a Dalí como persona, no sé, sobre todo por su relación con G. Lorca, pero, vamos, son tontunas. Buen vídeo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Después de visitar el museo Dalí en Figueres conocí y comprendí mejor al artista...
    y desde entonces es uno de mis favoritos.
    Un excelente pintor, muy buena técnica... sólo puedes crear algo genial cuando tienes una formación sólida... y él la tenía.
    Pintor, poeta, performance...
    me encantó su particular visión del mundo, ríete tú de las performances actuales ;)
    Besos, Reddish,, caray, ya no sé con cuál de los dos blogs quedarme...
    al final me detendrán por infiel :P:P:P

    ResponderEliminar