2 de enero de 2009

Sweeney Todd de Stephen Sondheim en el Teatro Español

Hace 13 años estrenaron este musical de Sondheim en el teatro Poliorama de Barcelona. Era 1995 y el género musical no era lo popular que es ahora en Barcelona. Sin embargo, la crítica era buena, y nos acercamos a verlo, un poco como quien no quiere la cosa. Quedamos impresionados. Y repetimos, y nos compramos el CD con la grabación y lo escuchamos hasta saber de memoria las canciones (Sabed quien era Sweeney Todd: brutal barbero de Fleet Street).

Stephen Sondheim, letrista y compositor americano de teatro musical, se convirtió en uno de los pocos nombres que yo podía relacionar con el género musical, un nombre a partir del cual empecé a conocer este género. Es el desconocido autor de musicales que se trasladaron al cine, tan conocidos como la letra de West Side Story y tan desconocidos como A funny thing happened on the way to the forum. He leído por ahí que su música se caracteriza por complejas polifonías en las voces. Yo más bien diría que sus melodías superpuestas encajan, serpentean, se encabalgan, se mezclan y combinan tan bien que uno queda atrapado en la telaraña de su música, tratando de escuchar a los cinco o seis personajes que cuentan historias diferentes a la vez, pendiente de la siguiente nota y el siguiente compás.

Hace unos meses oí la notícia de que Tim Burton estaba preparando una versión cinematográfica de Sweeney Todd. Evidentemente, mi madre –con quien compartí afición por esta obra– y  yo nos calzamos de palomitas e impaciencia y nos dirigimos al cine para saber quien era Sweeney Todd según Burton.

Y menuda decepción. Aunque para gustos los colores, a mí me pareció una peli sosa, tétrica pero nada divertida. Honestamente, Bonham Carter no le llega a Vicky Peña ni a la altura de las rodillas y creo que Burton se cepilló el humor negro del musical en favor de un ambiente melancólico-manostijérico  que no le pega para nada a la divertidísima historia de Fleet Street.

Porque la historia del barbero es divertidísima, a pesar de todo. Y terrorífica. Según dicen, inspirado en un personaje real del Londres de 1850, un barbero asesino, Benjamin Barker regresa a Londres 15 años después de haber sido deportado por un crimen que nunca cometió, bajo la nueva identidad de Sweeney Todd, para vivir plácidamente al lado de su queridísima esposa Lucy y su hija Johanna. Pero, a modo de trágico relato, descubre por su vecina Mrs. Lovett que Lucy ha muerto y que el depravado juez que lo encarceló injustamente adoptó a Johanna como su pupila y la retiene en su mansión apartada del mundo.

Enfadado con el mundo, como alguien a quien se le debe y no se le paga, Sweeney reabre su barbería en Fleet Street, encima de la tienda de pasteles de carne de Mrs. Lovett. Se vuelve implacable en su sed de venganza, obsesionado por la idea de matar al juez y a su alguacil. Imaginen a alguien muy enfadado afeitando su cuello con una navaja. Imaginen que la vecina de abajo, en el Londres de los tiempos duros, más duros que los peores pasteles de carne de Londres, cocina justamente pasteles de carne. (I mean, with the price of meat, what it is, when you get it, if you get it… Good you got it!). Pues ya lo tienen.

A partir de aquí, todos los personajes están caricaturizados al máximo para convertirlos en víctimas de su propio destino, y creo que justo es dónde Burton falló, y sin embargo, Mario Gas, el director de la producción en catalan en Barcelona y de la nueva producción del Teatro Español de Madrid, acertó de pleno.

El pasado fin de semana me dirigí a Madrid como quien se va a Broadway a ver musicales. Aprovechando la ocasión para subir a la azotea del Círculo de Bellas Artes, pasear por la ciudad, encontrarme con buenos amigos y estas cosas que uno va a hacer a Madrid.

Pero el domingo se me comían los nervios. A media tarde nos metíamos en el teatro, y al salir, ya de noche, íbamos canturreando La balada de Sweeney Todd por las calles (y admitid que no era yo sólo la que cantaba). Me encantó. Reconozco que iba entregada. Era muy difícil que no me gustara. Desde la oscura e ingeniosa puesta en escena a la deliciosa traducción del texto por parte de Roger Peña y Roser Batalla, pasando por la impecable y tronchante actuación de Vicky Peña (Mrs Lovett) y una menos reluciente pero muy correcta actuación de Joan Crosas (Sweeney Todd), todos los ingredientes están a punto para un disfrute asegurado.

Me emocioné, me reí, y sí, pasé miedo (una última mirada de Peña y Crosas antes del último oscuro, desde el fondo del escenario, me dejó pegada a la incomodísima silla hasta que salieron sonriendo para los aplausos). Lo que está claro es que si traen el musical a Barcelona vamos a repetir. ¿O no?




6 comentarios:

  1. Sin duda sí, ella es mucho mejor que él. La adaptación es magnífica. Peña va sobradísima si la comparamos con la Carter. La película tiene un aire que destroza el punto satírico sádico de la obra. Y, claro está, Sondheim escribió una obra maestra del teatro musical. Totalmente de acuerdo contigo en todo (y con toda la crítica madrileña, que ha dicho que es el espectáculo del año).

    Siento que la butaca no fuese lo cómoda que debería ser, pero es lo que pasa cuando vas a un teatro centenario... que luego no te puedes levantar.

    ResponderEliminar
  2. Del reparto original de Broadway se me hace tremendamente complicado imaginarme a Angela Lansbury en el papel de Mrs Lovett. Aunque tenía que ser, sin duda, espectacular. Vicky Peña está de sobresaliente.

    De la obra, por destacar dentro de la genialidad, descataría tanto esa última mirada de Sweeney y Lovett hacia el público como la entrada en escena de Sweeney. ¡Fantástica esa primera visión de la navaja de afeitar y la irrupción de Sweeney contando su historia!

    Yo, desde que la vi, no puedo dejar de hacer nada sin cantar a la vez. Mi carnicera está un poco asustada, no te digo más.

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos

    Sin duda es la mejor obra que ha habido en la cartelera madrileña desde hacia bastante tiempo. He ido ha verla 3 veces y cada vez que la veia me gustaba aun más. He leido que tenias el Cd del 1995. Me podrias hacer una copia y enviarmela a mi e-mail????(alex_rules_16@hotmail.com) muchisimas gracias por adelantado.
    P.D me gusta bastante tu blog

    ResponderEliminar
  4. Alex, veré qué puedo hacer. :)

    ResponderEliminar
  5. Me encantaría escuchar la grabación de 1995. ¿Podrías compartirla por internet? (si no tienes inconveniente ya veríamos cómo)

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  6. Hola, yo llevo buscando mucho tiempo ese cd ¿Habria alguna posibilidad de que me lo pasases? de antemano muchas gracias, mi mail es: caracuya@yahoo.es Gracias.

    ResponderEliminar