24 de octubre de 2007

100 terrones destripados: las 13 rosas


Y por fin, este blog se ha hecho mayor y ha cumplido sus primeras 100 entradas destripando terrones. Terrones, a veces dulces, como el azúcar; a veces amargos como el café que los acompaña. En esta ocasión, el terrón que destripamos es agridulce. Dulce por la preciosa película que a continuación comentaré y agrio por el tema que trata. La película se titula: Las trece rosas y es la historia de esas 13 rosas que fueron cortadas dramáticamente en su juventud por obra y gracia de la represión franquista tras el fin de la guerra civil española.
Ni que decir tiene que este destripador tiene auténtica aberración por el cine español, sin embargo, he de confesar que son más los prejuicios sobre determinados estereotipos vinculados a este cine, que el fruto de una valoración sesuda y justificada. En cualquier caso, el simple hecho de acercarnos este tema que en mi caso particular tiene una significación especial, me picó la curiosidad y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, acompañado de una buena amiga, nos metimos en el cine para disfrutar de esta buena, en mi humilde opinión, película.
Salvo un par de errores en algunos detalles de los escenarios, y alguna que otra bandera (con alguna franja de doble ancho donde no correspondía), que en todo caso son mínimos y en los que un friki como el que escribe únicamente se fija (como alguien me dijo alguna vez: "te fijas en cosas en las que el resto de la humanidad no se fija"), la película está muy bien ambientada. En cuanto a la actuación, uno que tiene bastante prejuicios con los actores jóvenes españoles, se quedó gratamente sorprendido al ver la calidad interpretativa que desplegaban los mismos (incluso Fran Perea, no parecía Fran Perea... muy bien, chaval!!!).
Fuera ya, de la banalidad de mis comentarios en cuanto a las virtudes artísticas del film, y como éste es un blog serio, diré que la actualidad de la película no puede ser mayor, habida cuenta de la manida "Ley de la memoria histórica". Ese proyecto polémico que trata de devolver la dignidad a todos cuantos fueron despojados de ésta a raíz del conflicto bélico de los años 1936-39 en España. En mi opinión, no se trata de abrir heridas, tal y como se ha apuntado desde ciertos sectores - quizás tengan miedo o vergüenza de las miserias del pasado -, sino más bien de devolver, quizás, o de hacer tributo a aquellos que fueron víctimas del conflicto fratricida. En cualquier caso, también es cierto que no se debería hacer bandera política de los muertos de nuestra vergonzosa guerra, ni tan siquiera articular gran parte del discurso y del debate político en torno a éste tema, como así está siendo en la última legislatura y tal vez, se me ocurre, como cortina de humo para no afrontar de manera seria los verdaderos problemas de este país. Memoria histórica, sí, por supuesto; pero en el sentido en el que George Santayana propugnaba, esto es, como el medio por el cual debemos evitar cometer los errores del pasado en el futuro.
Memoria histórica, también, con el objetivo de recuperar el recuerdo de aquellos que perdieron la vida y su futuro por culpa de la guerra.
La película, nos presenta la historia de Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente. Símbolo y representación de algo, que en ningún caso debió suceder. Sirvan sus ejemplos, como representación de esa memoria histórica, que nunca debe servir para abrir heridas, sino, para, como he dicho antes, evitar cometer los errores del pasado en el futuro. Como dice en la película Blanca Brisac, interpretada por Pilar López de Ayala, "que mi nombre no se borre de la historia". Espero y deseo que las 13 rosas queden en la memoria (histórica, o ahistórica) de todos nosotros. Que así sea.

Salud!!

Para saber más de las 13 rosas, pulsad aquí

3 comentarios:

  1. A falta de ver la película diré que la historia que se narra es impactante. Ya hace años que leí el libro de Carlos Fonseca -convenientemente reeditado a un mayor precio con ocasión de la película- y puedo asegurar que en ocasiones tienes que dejar de leer por no ser capaz de asimilar tantos sentimientos juntos.

    Por cierto, en la década de los 80 ya se puso una placa en el Cementerio de la Almudena, en Madrid, en recuerdo de estas 13 rosas que, además, vivieron muy cerca de donde yo vivo. En el madrileño barrio de Cuatro Caminos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es, situaionista. Algunas vecinas.

    Le película cuenta con el dudoso gusto de tener algunos de los peores actores televisivos de los últimos años. Esperemos que eso no sea un lastre. Aunque ya me has dicho que no, tendremos que verlo.

    ResponderEliminar
  3. chicos yo fui a verla la semana pasada, día de todos los santos, no era el mejor día pero tenía ganas de conocer esa historia que al ser de ciencias me he perdido por no estudiar y que por mi edad no he vivido...me impactó y a quién no? y me gustó que el mensaje no era rencoroso sino "que mi nombre no se borre de la historia"
    Y ahora a buscar el libro...en la biblio.
    Aparte me dió mucha morriña de Madrid, snif, snif

    ResponderEliminar