16 de julio de 2007

Cautiva, de Gaston Biraben

Cautiva
Cautiva” de Gaston Biraben, es una interesante película argentina, rodada con un ritmo lento y una óptica realista que se acerca mucho a un “falso documental” que nos descubre una pequeña parcela de una gran tragedia. Premiada en el Festival de San Sebastián de 2003 y por la Asociación de Críticos Cinematográficos de Argentina en 2006, la distancia en las fechas da buena muestra del gran recorrido que ha tenido esta película.

El cine argentino que lleva en buena forma unos cuantos años, ofreciéndonos algunos de los mejores títulos dentro del cine comercial que se pueden ver en nuestras pantallas, ha dedicado algunas películas a la dictadura argentina. Alejada de la excepcional “Garage Olimpo” (absolutamente imprescindible) que se centran en la brutalidad de la represión, “Ni vivo, ni muerto” sobre la búsqueda de las víctimas de la dictadura o la huida de “Kamchatka”, Cautiva toma una realidad poco tratada, la de las víctimas que lo son sin saberlo. Una joven, que en el mejor momento de su vida, la fiesta de los quince (lo que en España se traduce en la “puesta de largo”), con una buena familia, un buen colegio, posición… es reclamada por un juez federal que le revela un terrible secreto sobre su vida. Los que cree sus padres no lo son en realidad. Sus padres biológicos son unos desaparecidos de la dictadura militar argentina. Una más de los muchos casos denunciados de hijos arrancados de los brazos de sus padres y entregados a personas del régimen (o próximos) y uno de los pocos que se han resuelto (los rótulos finales nos advierten que en el momento de finalización del montaje se habían devuelto a sus familias 74 personas que habían sido despojadas de sus auténticos padres).

El ritmo lento de la película se presta al proceso de transformación que vive la chica, con todas las fases arquetípicas, negación, enfrentamiento, descubrimiento de la verdad, necesidad de encontrarse… hasta la aceptación de su nueva situación. Aunque debemos aclarar que Cautiva es una historia de ficción basada en hechos reales, con una serie de situaciones que pueden resultar algo que repetidas e incluso tópicas, todo se pasa por alto al entender que lo que tiene de ficción no deja de ser una dramatización de uno de los muchos casos reales que han sucedido en los últimos años en Argentina y que han podido pasar en otros muchos países.
[guiño, guiño -Teddy Bautista- guiño, guiño]

3 comentarios:

  1. Este film recibió un gran reconocimiento a nivel internacional aún no lo he podido ver pero tengo muchas ganas. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Esta película debería servir para hacerle entender a mucha gente de mi país que el tema de la dictadura no es algo que pertenece al pasado, sino que sigue siendo presente, ya que aún hay jóvenes que no saben que han sido apropiados, y abuelos/as buscándolos.

    ResponderEliminar
  3. Olvidé decirte que se agradece el post.

    ResponderEliminar